Grupo Naviser - Energia · Servicios · Telecomunicaciones | De un Cíber a 150 Empleados
15756
single,single-post,postid-15756,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

De un Cíber a 150 Empleados

Gijon. 17/10/2015. Convencion Grupo Naviser. De izquierda a derecha  Miguel Arganza ( EDP ) Jonathan Garcia ( Sanitas ) Alejandro Martinez Peon ( Telelcable ) e Ivan Alvarez ( dtor general Naviser) Foto : Daniel Mora ............................

29 may De un Cíber a 150 Empleados

Año 2000: «Al poco de montar un cíber en la calle Capua, un tipo llama por teléfono a Telecable, interesado en colaborar con la compañía. Hoy tiene 150 empleados». Lo cuenta el consejero delegado de la empresa asturiana de telecomunicaciones, Alejandro Martínez Peón, visiblemente admirado por el empuje de ese tipo, que no es otro que Iván Álvarez Alonso, en los tiempos en los que la palabra emprendedor aún no aliñaba todas las ensaladas del mercado. No es para menos, porque desde que sus caminos se cruzaron, las dos compañías no han hecho más que crecer. En la actualidad, Naviser presta también servicios de gestión comercial a EdP y Sanitas y tiene presencia en siete provincias españolas.

Y todo surgió de aquella llamada. En 2002, Álvarez Alonso abrió su primera tienda de distribución de Telecable (que comercializa telefonía fija, móvil, internet y televisión por cable) en el barrio de El Llano. Ahora suma doce establecimientos dedicados a la firma y un equipo comercial -dirigido al mercado residencial y al de empresas y autónomos- de 25 personas. ¿Qué vieron los directivos de Telecable en Álvarez Alonso para confiarle lo que, a día de hoy, genera una cuarta parte de su actividad comercial? ¿Para escoger a los trabajadores de Naviser como la cara visible de su empresa de telecomunicaciones cuando llamen a la puerta de sus potenciales clientes? «Seriedad, dedicación y planteamientos a largo plazo», resume Martínez Peón. Eso, añade, «y prudencia. Y mucho trabajo».

Álvarez Alonso, desvelaron ayer en la primera convención anual del grupo proveedor de servicios celebrada en el Paraninfo de la Universidad Laboral, se toma muy en serio los negocios. Tanto, señalaron, «que puede adivinarse si tiene alguna preocupación laboral en función de los kilos que coge o pierde de peso». Esa entrega no es fácil de encontrar y le han convertido en una figura imprescindible. En el escenario en el que se mueve Telecable -recién adquirida por el fondo británico Zegona-, donde la vasca Euskaltel acaba de hacerse con la gallega R y existe una clara e imparable tendencia a las grandes fusiones, que la asturiana a pesar de su tamaño pueda competir en el mercado «sería mucho más difícil sin Naviser».

Pero sabe Álvarez Alonso, como todos los que alguna vez arriesgaron su dinero, que no hay que poner todos los huevos en la misma cesta. Así comenzó su historia con EdP. Con un café, a través de un amigo en común, a finales de 2012. De nuevo, sin mucho protocolo, pero con ideas. Esta vez fue el socio de Iván, la otra cara de Naviser, Policarpo Álvarez, quien convenció a la empresa del sector energético de los beneficios de contar con sus servicios. Para articular una «venta de calidad, que no da problemas de reclamaciones», explicó el director de Ventas y Marketing de EdP, Miguel Arganza.

Su «romance» con Sanitas fue el último, pero como los dos anteriores, promete ser una gran historia de amor. En breve, «habrá que arrodillarse y pedirle matrimonio», bromeaba Álvarez Alonso antes de ponerse serio. Porque, después de los halagos llegó la hora de dirigirse a los más de 120 asistentes a la convención y explicar su plan estratégico para el periodo 2016-2018.

.